dimecres, 5 de novembre de 2014

Cursa Solidaria del Cava (26.10.2014)

Ya estamos a 26 de Octubre de 2014, y ya está aquí la Cursa del Cava. Al final, sólo nos hemos apuntado para correrla Isa y yo. Los brothers Xavi y Jordi tienen otros planes con sus familias (Ona y Julia se van a estrenar como boletaires). Y los otros brothers Sandra y Sergio, están preparándose para els Cinc Cims.

Isa y yo nos levantamos tempranito, a eso de las 7h de la mañana y en silencio para no molestar a los dormilones. El resto (Abuela Antonia, Alexia, Marc, Raquel, Dani, el enano Dani, y los abuelos putativos (mi Padre y mi Madre)) saldrán a eso de las 11h todos juntos para ir a las cavas Blancher de Sant Sadurní d’Anoia, directamente a la barbacoa.

Recojo a Isa a las 7:30 como habíamos quedado por la noche, para poder coger el autocar en Sant Sadurní d’Anoia, que sale a las 8h dirección Vilafranca del Penedés lugar donde está situada la salida. Somos de los primeros que llegamos y nos montamos en el autocar sin problema alguno. Marc podría haber venido, ya que no nos pidieron ningún papel para el transporte, pero, como es un “gandulillo” a preferido quedarse en la cama.

Ya estamos en Vilafranca, es muy temprano, falta una hora y media para que empiece la carrera, recogemos el dorsal y para hacer tiempo vamos al Casinet de la Rambla de Vilafranca para tomarnos un café y hablar de nuestras cosas, estamos muy relajaditos.



Se acerca la hora de la salida, hacemos nuestras necesidades y le digo a Isa que necesito calentar las piernas. A ella no le hace falta, ya que gran parte de la carrera la realizará andando.

Es la hora, Isa se coloca en la parte donde el personal va a hacer la carrera andando y yo me voy a la parte de los que corren. Cuando estoy en la salida, me doy cuenta que llevo las gafas de ver, “ostias”, vuelvo para atrás y le digo a Isa que me las lleve ella. No le hace mucha gracia, pero accede, como no, nunca tiene un no para mí, t´estimo!!. Le doy un beso y vuelvo a la salida.

Suenan unos petardos, es la señal de salida y empezamos a correr, como siempre los primeros metros salimos como animales desbocados, pero yo intento controlar. No conozco el recorrido y son 13 km y 400 metros hasta llegar a la meta, y el calor puede hacerme una mala pasada.



Van pasando los kilómetros y voy controlando un poco. El ritmo no es malo, según lo que había pensado entre 4´10 y 4´20 por kilómetro, pero cada vez me cuesta más. No se trata de matarme mucho, ya que es una carrera nueva y quiero llegar sano para poder hacerles la barbacoa a mis invitados.

A partir del kilómetro 7, el perfil ya no es tan agradable, empiezan algunas pendientes bastante duras, bajo el ritmo a la fuerza, pero voy hincando los dientes en el asfalto para ir comiendo metros.

Después de la dura cuesta de este kilómetro, viene un ligero descanso y vuelvo a coger ritmo otra vez, pero en el kilómetro 8 y pico, empieza otra subida de más de 600 metros. Ésta sí que es dura de verdad. Otra vez a hincar los dientes. Mi ritmo ya  no es el del principio, pero no importa, lo importante es disfrutar, hace demasiado calor para sufrir mucho, y el primero seguro que no llegaré aunque me deje la vida en el intento.
Hasta el kilómetro 13 voy haciendo, tengo al lado un corredor marroquí, el cual me adelanta, le adelanto, me vuelve a adelantar, y así durante todo el tramo final de la carrera. Como sé que me queda poco, intento coger un buen ritmo y ya no consigue adelantarme más. Viene otra subidita antes de coger la recta final de la meta y cuando veo la meta al fondo, dejo el resto, ya que me doy cuenta de que puedo hacer un tiempo bastante bueno. Cruzo la meta levantando los brazos y contento de poder haber acabado otra carrera más.

Cuando miro el crono, veo que marca 58’55”, a un ritmo de 4’23” el kilómetro. Para el perfil de la carrera que es, y la edad que tengo, no está nada mal, muy contento.



Hay muy poca gente en la parte de la meta, he llegado en la posición 40 de 1215 participantes que han llegado a la meta, y el 9º de mi categoría, casi como un profesional.

Por haber llegado tan pronto, tengo el beneficio de poder darme un masaje sin necesidad de hacer mucha cola. Que bien se esta tumbado, mientras te masajean las piernas, pero, la chica que me da el masaje, me aprieta un poco, le digo que no me haga tanto daño, y ella me contesta que para un masaje mas gustoso, me he equivocado de sitio. Vaya!!

Después de hacerme el masaje, estiro un poquito y llamo a Isa, para preguntarle por donde va, ella me contesta que está pasando por el kilómetro 9. Ya le queda poco, voy haciendo tiempo, disfrutando del ambiente y de la gente que está cruzando la meta.


Me voy a esperarla para hacerle unas fotos. Se ve al fondo la silueta, en la recta final, empieza a correr, y yo le mando gritos de ánimo y la fotografío, entra en la meta muy contenta. Ha llegado por debajo de la mitad de participantes con un tiempo bastante bueno de 1h48’. Me alegro mucho por mi campeona. Que pena que Alexia y Raquel no llegaron a tiempo para ver llegar a Isa. Alexia quería entrar en la meta con su madre, pero no pudo ser, otro día tendrá que madrugar un poco más.

Isa y yo nos vamos a tomar la copa de cava como premio y vamos a buscar a Alexia y Raquel que nos están buscando por la meta y nosotros ya hace un rato que estamos por la zona de bebidas y picoteo.

Ya es un poco tarde y nos está esperando el resto de la familia en las Cavas Blancher para hacer la barbacoa. Isa y yo nos vamos a duchar para poder ir a hacerles la carne a los comensales.

Después del esfuerzo, viene el disfrutar con nuestra familia, hablando, comiendo y bebiendo, por supuesto, nos lo hemos ganado de sobras.


Es una cursa bastante bien montada, no estaría mal repetirla con todo el equipo de los Martes al completo, corredores y animadores, para poder hacer posteriormente una gran barbacoa en familia.

El Promesas

Fede

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada