dijous, 18 de desembre de 2014

Todo esfuerzo tiene su recompensa - MITJA VILANOVA I LA GELTRÚ

Se acaba mi sueño en Donosti. Estoy en una nube. ¡Ha estado un fin de semana espectacular!

Ahora quiero darle un descanso a mis piernas (además se lo debo a mi familia), pero mi compañero Fede me envía un mensaje diciéndome que se ha apuntado a la Mitja Marató de Vilanova i la Geltrú.

Me lo pienso un par de días, y finalmente me apunto. Él siempre se ha apuntado a las carreras que yo hago, y ahora creo que tengo que hacer el esfuerzo para no dejarlo solo.

Aún así, decido hacer dos semanas de medio “vacaciones” de correr, y sólo salgo dos días a la semana (martes y domingos). Después de este mini break, comienzo a entrenar, aunque sin una preparación especial. Intento hacer un día con mis amigos de Los Martes, un día de series y un día de tirada larga por montaña con un perfil un poco más duro.

Las semanas van pasando, y llega el día 14 de diciembre. La última semana no he tenido buenas sensaciones y lo que pasará hoy es todo un enigma.

He quedado con Fede a las 7:45h en Esparreguera. Lo paso a buscar y vamos hacia Vilanova. El trayecto no es muy largo, y sobre las 8:30h ya estamos aparcados al lado de las pistas deportivas.

Vamos a buscar nuestros dorsales y obsequios (camiseta).

Volvemos al coche y cogemos nuestras maletas. Hace frío, pero parece que el día nos respetará y que no lloverá.

Esperamos unos 30’, ya que todavía es muy pronto. Nos hacemos alguna foto y recibimos varios mensajes de ánimo de compañeros (Jordi, Patricia, otrolocoquecorre).  Recuerdo un tweet donde mi hermano (Jordi) me dice: “Apuesto por el sub 1h40 de @xyecrespo, con la mejor compañía posible @fedecarrillosrus”. Yo le contesto que se ven muy bien los toros detrás de la barrera (él está en casa calentinto, ¡jaja!)

¡Que frío hace!
Sólo falta media hora para comenzar, y vamos hacia la zona de guardarropía. Nos sacamos la ropa, decidimos qué ponernos (le haré caso a mí “Mister” Pedro Nimo, y solo llevaré una pantalón corto y una camiseta corta) y salimos al exterior.

Comenzamos a trotar suavemente por la pista de atletismo, y decidimos el ritmo que llevaremos. La idea/objetivo es ir a 4’50” de media, pero el perfil de la carrera recomienda hacer una primera parte más rápida (ligera bajada y bastante plano) y después en la parte final (8km aproximadamente) coger un ritmo más cómodo, que permita conseguir el objetivo.

Como mi Garmin murió hace unos días, y el nuevo no vendrá hasta pasado Reyes, me tendré que fiar del ritmo que me ponga mi compañero Fede.

Faltan unos 10’. Salimos de las pistas y nos vamos hacia la calle que hay al lado, donde está la salida de la Mitja. Hacemos un par de subidas y bajadas y estiramos un poco.

Nos posicionamos, y esperamos la señal de salida.

A las 10h en punto, comienza la Mitja. Los primeros metros son en ligera subida y encima hay bastante gente, cosa que dificulta mucho el poder coger un buen ritmo, pero hay que tomárselo con calma, y no pagarlo más adelante.

Cuando llevamos un par de kilómetros, la cosa se normaliza y ya tenemos en nuestras piernas un ritmo que nos deja ir bastante cómodos, o esta es mi impresión. Fede no tiene la misma impresión y hace cara de ir un poco más justo. Pero ya sabemos cómo es él, siempre sufre al principio y después al final le vienen las prisas y las fuerzas y no hay quien lo coja.

Entre el kilómetro 4 y 5, viene el tramo que repetiremos entre los kilómetros 20 y 21. Intento coger alguna referencia que me permita conocer más tarde la distancia que me faltará para llegar a meta. Más o menos lo dejo grabado en mi cabeza, ¡a ver si me sirve después!

Pasamos por el kilómetro 5 y las sensaciones son muy buenas. Ahora viene un tramo del recorrido que hace bajada, donde podremos ganar fácilmente unos segundos al reloj.

Hacemos toda la bajada y llegamos a la rotonda que nos lleva hacia la zona del Puerto y la Playa del Far (donde muchas veces Esther, Ona y yo vamos en verano a bañarnos).

En esta zona comienza un tramo (kilómetro y medio aproximadamente) que pasa por dentro de la zona de puerto. Es una zona con poca animación, pero la vista se distrae mirando las barquitas, barcos y yates que hay amarrados.

Hecho este trozo, volvemos al paseo de la playa.

Antes de pasar por el kilómetro 10, le pido a Fede que me de alguna referencia del tiempo que llevamos. No sé cuánto llevamos, pero me veo muy bien.

Al pasar por el kilómetro 10, me pregunta qué tiempo deberíamos llevar para hacer nuestro objetivo. Primero le digo que 45’, pero después de volverlo a calcular, le digo que deberíamos ir sobre los 49’ (exactamente 49’10”).

Él mira su reloj y me dice que llevamos unos 48’ (me mintió, y una vez finalizada la carrera supe que habíamos pasado los primeros 10 kilómetro en 46’).

Me creo el tiempo que me ha dicho, y esto me anima. Hemos hecho los primeros 10km y llevamos unos 70” de margen, que ya necesitaremos más adelante.

Le comunico que ahora tenemos que coger un ritmo de crucero, o sea, 4’45”. Y continuamos así, hasta que llega la parte de subida por la Rambla y la maldita carretera que nos lleva a Cubelles.

Primero el pie derecho, después el pie izquierdo, vamos pasando las primeras dificultades. No hay síntomas de aflojar, por tanto, entramos en la carretera de Cubelles bastante enteros.

Es una carretera de subidas y bajadas, que transcurre entre los kilómetros 16, 17 y 18.

Hacemos la ida bastante bien, y a la vuelta consigo pasarla, pero comienzo a notar que ya llevo muchos kilómetros y sufriremos en los 3 últimos.

Ahora Fede ya ha calentado (¡Jaja!) y parece que está muy fresco. Le digo que voy un poco cascado, y que no podré apretar.

Entramos de nuevo a Vilanova y comenzamos a ver más gente. Hacemos la recta que nos hace pasar por el kilómetro 19 y volvemos hacia la zona del kilómetro 20.

Pasamos el cartel del kilómetro 20 y aquel tramo grabado en la memoria se ha borrado. Es una pequeña subida, pero las fuerzas ya están muy justas. Cada vez veo un poco más lejos a Fede, y llega un momento que decido pararme. Fede se gira y cuando me ve caminando, me grita: “¡Corre, no te pares! ¡Cómo te pares te doy una ostia! (psicología heavy, ¡Jaja!).

Vuelvo a ponerme a correr, aunque a un ritmo muy flojo (o esto creo yo). Mi cabeza comienza a pensar que ya no podré conseguir el objetivo. No tengo ninguna referencia, y por las sensaciones creo que no lo conseguiremos.

Paso como puedo el tramo de subida, hago la bajada, y a falta de 300 metros, vuelvo a hacer otro intento de pararme, pero vuelve Fede, que se pone detrás de mí y me empuja.

Un poco decepcionado y pensando que ya está todo perdido (y esta vez tan cerca de la meta), conseguimos entrar a la pista de atletismo. Ya sólo quedan 97 metros.

Justo en ese momento, Fede me dice que mire el marcado de la llegada. Lo miro y veo que marca 1:39:14. Mi cabeza vuelve a pensar y compruebo que si apreto un poco podré ser sub 1h40.

Las piernas vuelven a coger fuerzas, la cabeza dice que sí puede (¡ahora!), y en mi cara se dibuja una gran sonrisa.

Hacemos este tramo y conseguimos parar el reloj en 1:39:44.

Una vez pasada la línea de llegada, le doy las gracias a mi compañero, mi gran escudero, y una gran liebre. Me ha llevado engañado todo el rato, y ahora entiendo por qué se ha puesto tan nervioso en el kilómetro 16 cuando me ha visto guardar los guantes (él se pensaba que estaba mirando el móvil para ver qué tiempo llevaba), o su afán de empujarme en el último tramo. Él sabía en todo momento como íbamos, y ahora se lo agradezco mucho.

Feliz de conseguir los objetivos

Recogemos las bebidas, bolsa de obsequios, la mochila y nos vamos a estirar y ducharnos (¡con agua caliente!).

Al salir de la ducha, vamos a comprobar la clasificación final. Vemos que hemos quedado 351 (Fede) y 352 (yo) con un tiempo neto de 1:39:30h. Són 4’25” menos que en la Media Maratón de Somontano (Barbastro) y mi actual mejor marca. Fede también ha mejorado su mejor marca en esta carrera, que era de 1h41’.

Hace un año mi mejor tiempo era 1:45:44 y ahora soy sub 1h40. Estoy emocionado, contento, feliz. Pero falta hacer crítica, y para mejorar todavía más hace falta reforzar mi fuerza mental. No puedo aflojar tan cerca del final, tengo que hacerme más fuerte mentalmente. Lo entrenaremos, lo intentaremos.

Como siempre agradecer a todos los que están siempre conmigo (Esther, Ona, Jordi, Sergi, …), los nuevos (Patricia, otrolocoquecorre, Pedro Nimo, …) y al crack de Fede.

Ahora la semana que viene haré una carrera de 5km a Viladecans (el pueblo de mi mujer). Esta carrera la hago, no por iniciativa propia, sino para volver a ver con un dorsal a mi hija (Ona), que hará una carrera de 400m y me volverá a ganar en el número de medallas que tenemos cada uno.


Nos vemos.

Tot esforç té la seva recompensa - MITJA VILANOVA I LA GELTRÚ

S’acaba el meu somni a Donosti. Estic en un núvol. Ha estat un cap de setmana espectacular! Ara vull donar-li un descans a les cames (a més li dec a la meva família), però el meu company Fede em fa arribar un missatge que s’ha apuntat a la Mitja de Vilanova i la Geltrú.

M’ho penso dos dies, i finalment m’apunto. Ell sempre s’ha apuntat a les curses que jo faig, i ara crec que haig de fer l’esforç per no deixar-lo sol.

Tot i això, decideixo fer dues setmanes de mig “vacances” de córrer, i només surto dos dies a la setmana (dimarts i diumenges). Després d’aquest mini break, començo a entrenar, encara la preparació no ha estat res especial. Intento fer un dia amb els amics de Los Martes, un dia de series i un dia de tirada llarga per muntanya amb un perfil una mica més dur.

Les setmanes van passant, i arriba el dia 14 de desembre. L’última setmana no he tingut bones sensacions i el que passarà avui és tot un enigma.

He quedat amb el Fede a les 7:45h a Esparreguera. El passo a buscar i marxem cap a Vilanova i la Geltrú. El trajecte no és massa llarg, i sobre les 8:30h ja estem aparcats al costat de les pistes esportives.

Anem a buscar els nostres pitralls i obsequis (samarreta).

Tornem al cotxe i agafem les bosses. Fa fred, però sembla que el dia ens respectarà i que no plourà.

Esperem uns 30’, donat que encara és d’hora. Ens fem alguna foto i rebem varis missatges d’ànims de companys (Jordi, Patricia, otrolocoquecorre). Recordo un tweet que el meu germà (Jordi) em diu: “Aposto pel sub 1h40 de @xyecrespo, amb la millor companyia possible @fedecarrillorus”. Jo li contesto que es veuen molt bé els braus darrera la barrera.

Quin fred que fa!!
Només falta una mitja hora per començar, i anem cap a la zona del guardarroba. Ens traiem la roba, decidim quina portarem (li faré cas al meu “Míster” Pedro Nimo, i aniré només amb un pantaló curt i samarreta curta) i sortim a l’exterior.

Comencem a trotar suaument per la pista d’atletisme, i decidim el ritme que portarem. L’idea/objectiu és anar a 4’50” de mitja, però el perfil de la cursa recomana fer una primera part més ràpida (lleugera baixada i bastant pla) i després en la part final (8km aproximadament) agafar un ritme més còmode, que permeti obtenir l’objectiu.

Com que el meu Garmin va morir fa uns dies, i el nou no vindrà fins passats Reis, m’hauré d’enrefiar del ritme que em posi el meu company Fede.

Faltant uns 10’. Sortim de les pistes i ens anem cap al carrer que hi ha al costat, on està la sortida de la Mitja. Fem un parell de pujades i baixades i estirem una mica.

Ens posicionem, i esperem el tret de sortida.

A les 10h en punt, comença la Mitja. Els primers metres són en lleugera pujada i a sobre hi ha força gent, cosa que dificulta molt agafar un bon ritme, però cal prendre’s les coses amb calma, i no haver de pagar-ho més endavant.

Quan ja portem un parell de kilòmetres, la cosa es normalitza i ja tenim ficat a les nostres cames un ritme que ens deixa anar bastant còmode, o aquesta és la meva impressió. El Fede no té la mateixa impressió i fa cara d’anar una mica justet. Però ja sabem com és ell, sempre pateix al principi i després al final li venen les presses i forces i no hi ha qui l’agafi.

Entre el kilòmetre 4 i 5, ve el tram que repetirem entre els kilòmetres 20 i 21. Intento agafar alguna referència que em permeti conèixer més tard la distància que em faltarà per arribar a l’arribada. Més o menys ho deixo gravat al meu cap, a veure si em serveix després!

Passem pel kilòmetre 5 i les sensacions són molt bones. Ara ve un tram del recorregut que fa baixada, on podrem guanyar fàcilment uns segons al rellotge.

Fem tota la baixada i arribem a la rotonda que ens porta cap a la zona del Port i la Platja del Far (on moltes vegades l’Esther, l’Ona i jo anem a l’estiu a banyar-nos).

Un cop aquí comença un tram (kilòmetre i mig aproximadament) que passa per dins de la zona del port. És una zona amb poca animació, però la vista es distreu mirant les barquetes, vaixells i iots que hi ha amarrats.

Fet aquest tram, tornem al passeig de la platja.

Abans de passar pel kilòmetre 10, li demano al Fede que em doni alguna referència del temps que portem. No sé quant portem, però em veig molt bé.

Al passar pel kilòmetre 10, em pregunta que quan temps hauríem de portar per fer l’objectiu. Primer li dic que 45’, però després de tornar-lo a calcular, li dic que sobre els 49’ (exactament 49’10”).

Ell mira el rellotge i em diu que portem uns 48’ (em va mentir, i un cop finalitzada la cursa vaig saber que vam passar els primers 10 kilòmetres en 46’).

Em crec el temps que m’ha dit, i això m’anima. Hem fet els primers 10km i portem uns 70” de marge, que ja necessitarem més endavant.

Li comunico al Fede que ara hem d’agafar un ritme de creuer, o sigui, 4’45”. I continuar així, fins que arribem a la part de pujada per la Rambla i la maleïda carretera que porta a Cubelles.

Primer el peu dret, després el peu esquerre, anem passant totes les primeres dificultats. No hi ha símptomes d’afluixar, per tant, entrem a la carretera de Cubelles força sencers.

És una carretera de pujades i baixades, que transcorre entre els kilòmetres 16, 17 i 18.

Fem l’anada força bé, i a la tornada aconsegueixo passar-la, però començo a notar que ja porto molts kilòmetres i patirem en els 3 últims kilòmetres que falten.

Ara el Fede ja ha escalfat (Jaja!!) i sembla que està molt fresc. Li dic que vaig una mica cansat, i que no podré apretar.

Entrem de nou a Vilanova i comença a veure més gent. Fem la recta que ens fa passar pel kilòmetre 19 i torna cap a la zona del 20.

Passem el cartell del kilòmetre 20 i aquell tram gravat en la memòria s’ha esborrat. És una petita pujada, però les forces ja estan molt justetes. Cada cop veig una mica més lluny al Fede, i arriba un moment que decideixo aturar-me. El Fede es gira i en veure’m caminant, em fa un crit: “Corre, no te pares!! Como te pares te doy una ostia!! (psicologia heavy, jaja!!).

Torno a posar-me a córrer, encara que a un ritme molt fluix (o això crec jo). El meu cap comença a pensar que ja no podré aconseguir l’objectiu. No tinc cap referència, i per les sensacions crec que no ho aconseguirem.

Passo com puc el tram de pujada, faig la baixada, i a falta de 300 metres, torno a fer un altre intent d’aturar-me, però allà torna a estar el Fede que es posa darrera meu i m’empeny.

Una mica decebut i pensant que ja està tot perdut (i aquesta vegada tant a prop de l’arribada), aconseguim entrar a la pista d’atletisme. Ja només queden 97 metres.

Just en aquest moment, el Fede em diu que miri el marcador de l’arribada. El miro i veig que marca 1:39:14. El meu cap torna a pensar i comprovo que si apreto una mica podré ser sub 1h40.

Les cames tornen a agafar forces, el cap ja diu que ara sí que podem, i a la meva cara es dibuixa un gran somriure.

Fem aquest tram i aconseguim aturar el rellotge en 1:39:44.

Només passar la línia d’arribada, li dono les gràcies al meu company, al meu gran escuder, i una gran llebre. M’ha portat enganyat tota l’estona, i ara entenc perquè s’ha posat nerviós en el kilòmetre 16 quan m’ha vist guardar els guants (ell es pensava que estava mirant el mòbil per veure el temps que portàvem), o el seu afany d’empènyer-me en el tram final. Ell sabia en tot moment com anàvem, i ara li agraeixo molt.
Feliços per aconseguir l'objectiu
Recollim les begudes, bossa, la roba i ens anem a estirar i dutxar-nos (amb aigua calenta!!).

Al sortir de la dutxa, anem a comprovar la classificació final. Veiem que hem quedat els 351 (Fede) i el 352 (jo) amb un temps net de 1:39:30. Són 4’25” menys que a la Media Maratón de Somontano (Barbastro), la meva millor marca fins ara. Fede també ha millorat la seva millor marca en aquesta cursa, que estava en 1h41’.

Fa un any el meu millor temps era 1:45:44 i ara sóc sub 1h40. Estic emocionat, content, feliç. Però cal fer critica, i per millorar encara més cal reforçar la força aquest cap meu. No puc afluixar tan a prop del final, tinc que fer-me més fort mentalment. Ho entrenarem, ho intentarem.

Com sempre agrair a tots els que esteu sempre amb mi (Esther, Ona, Jordi, Sandra, Sergi, ...), els nous vinguts (Patricia, otrolocoquecorre, Pedro Nimo, ...) i al crack de Fede.

Ara la setmana vinent faré una cursa de 5km a Viladecans (el poble de la meva dona). Aquesta cursa la faig, no per iniciativa pròpia, sinó per tornar a veure amb un pitrall a la meva filla (Ona), que farà una cursa de 400m i em tornarà a guanyar en número de medalles.

Ens veiem.


Xavi Crespo