dimecres, 21 de setembre de 2016

Cursa Poble Nou

Ya tenemos una nueva temporada. No sé cuántas llevo, pero unas cuantas.

Este año cambio de carrera para comenzar la temporada. Siempre hacia la Subida a Sant Ramón, pero esta temporada lo haré aquí. Ha estado así gracias al sorteo que hicieron los de corredors.cat.

En un principio pensé salir con la liebre de 45’, y quien sabe si dejarlo al final un poco detrás, pero la cabeza y las piernas me hicieron buscar un objetivo más tranquilo para esta época del año. Así que después de ver que Manolo sería la liebre de 50’, y que por el twitter había quedado con “Runner de Mierda” (que quería hacer cerca de 49’), vi claro el objetivo de esta carrera, disfrutar y ayudar. ¿Veis alguna oferta mejor?

El sábado recogemos el dorsal, Esther, Ona y yo. Ona se ha animado y dice que quiere venir a animarme. Suerte que mi amigo Fede también vendrá y me hará de canguro. ¡Gracias compañero!

El domingo a las 6h, sí, a las 6h, me levanto para prepararlo todo. Almuerzo y levanto a Ona (a la primera) para salir de casa a las 7h, para poder pasar a buscar a Fede por Esparreguera a las 7:15h.

De aquí, hacía Barcelona. Hemos llegado pronto, pero ya cuesta encontrar un lugar donde aparcar. Finalmente, y después de 3 vueltas, encontramos un lugar a cuatro calles de la salida.

Llegamos con tiempo de acabar de prepararnos, saludar a algunos compañeros de corredors, y hacernos la foto.

Foto con los correcats
Fede y Ona ya estan haciendo sus planes para ver donde pueden ir a almorzar.

Caliento con las liebres, y después de estirar un poco nos ponemos en la linea de salida.

Pero comienzan los problemas. No han llegado las ambulancias y hemos de esperar. Al principio dicen que seran 2’, pero después dicen que falta el médico y que tardaremos unos 20’ más.

Salimos de las cajones. Hace calor, y este retraso no nos irá nada bien.

Intento encontrar a Fede y Ona, pero no los veo. Así que voy a ver si están en un bar que hay delante de la salida. Finalmente, allí los encuentro almorzando. Entro y hablo con ellos.

Vuelvo hacia fuera, y pasads las 9:35h, nos dicen que podemos volver a ponernos en nuestros lugares. No hay manera de encontrar al “Runner de Mierda”.

Y por fin, con 43’ de retraso, salimos.

Antes de girar hacia la derecha, veo a mis fans. Los saludo y continuo buscando un lugar para ponerme al lado de la liebre de 50’. No tardo en ponerme detrás suyo.


Manolo (la liebre) comunica que iremos un poco más rápidos los 3 primeros kilómetros. De esta manera, ganaremos unos segundos al reloj que nos irán muy bien para la segunda parte de la carrera. Donde el calor hará de las suyas, y hoy más.

Se nota que la gente todavía va entera, hay muchos comentarios (divertidos, los típicos que se quejan de la velocidad según sus GPS, ...).

Sobre el primer kilómetro vemos por primera vez a David (www.blogmaldito.com), que hoy hará de fotografo-corredor, ¡qué crack!

El fotografo-corredor
Pasado el kilómetro 2, y antes de llegar al tercero, hay un tramo de bajada donde la gente comienza animarse. Manolo recuerda a la gente que queda mucho, y que si van justitos de fuerzas, la segunda parte puede sufrir mucho. Aún así, Fiber y mario.cat se han marchado.

Todo va bien, voy muy comodo, y todavía tenemos muchos tramos de sombra.

Al llegar al kilómetro 3, ya pisamos la Diagonal, y aquí nadie nos salva del “maldito” Sol, que además, hoy pica bastante.


Este tramo ya lo hacemos a 5’/km. Hemos conseguido un margen de 19”, ahora toca mantenerlos y distribuirlos donde hagan falta.

Subiendo, la liebre y yo ofrecemos agua a los compañeros que llevamos detrás. Nadie quiere.

Cuando dejamos la Diagonal, creo que pasado el kilómetro 4, Manolo (después de varios comentarios de un chico en bici), explica un chiste. Pensaba que era una de aquellas leyendas urbanas, pero hoy he comprobado que es verdad.

Seguimos al ritmo acordado. Continuamos guardando las aguas hasta que estamos cerca del punto de avituallamiento (5,5 km).

Volvemos a encontrarnos a David. Nos hace más fotos. También nos informa que pronto volveremos a tener sombra, y cómo lo agradeceremos.

En el kilómetro 6, la ventaja ha pasado a ser sólo de 7 segundos.

Vamos tirando y el calorcillo se va notando. Ya lo decía Manolo al principio, la segunda parte recogeremos muchos corredores, y así comienza a ser.

Todo sigue bien, y llegamos al segundo avituallamiento (7,5km). Me sorprendo cuando veo a Fede dando aguas, y me emociono cuando veo a Ona ayudando. Se han hecho voluntarios. Han visto a una chica sola para dar aguas, y se han ofrecido a ayudarla.

La Ona de voluntaria
Después de esta sorpresa, uno de los integrantes del grupo nos avisa que se va. Es un chico que está preparando la Ironman de Barcelona.

Manolo me comenta si quiero marchar (tal y como tenía planificado en un principio), pero le digo que no, me quedaré con él.

El paso por el kilómetro 8, ya no tenemos tiempo de ventaja. Así que los dos mil últimos metros los haremos al ritmo que toca (5’/km), si queremos conseguir el objetivo.


Entre el 8 y el 9, me pongo un poco por delante, y continuo hasta el final. Manolo se ha quedado solo, y yo me he llevado a unos cuantos detrás mío. Voy animándolos, y paso por debajo del arco de llegada en el momento que marca 50’, haciendo 49’36” (tiempo real).

Me espero que pase Manolo, y lo felicito. Buen trabajo.

Una vez más las liebres corredors han vuelto a clavarlo. ¡Enhorabuena!

Recojo el bocadillo de butifarra, las bebidas, el helado y el yogurt.

Me reencuentro con mis animadores, que han acabado sudados de la faena que han hecho.

En definitiva, todo y el retraso, ya tenemos hecha la primera carrera de la temporada.

Me despido de algunos corredores y de mi liebre de hoy.

Descubro por el móvil que “Runner de Mierda” al final ha marchado. ¡Qué pena, tenemos una pendiente!

De camino hacia el coche, Fede y Ona me explican su experiencia y como han hecho de voluntarios.

Agradecer a Fede su servicio de canguro, y emocionado y orgulloso de introducir a Ona cada día más en este mundillo.

Ahora una semana de vacaciones con muchas cosas buenas (excursión a la montaña con Ona, cumpleaños de la yaya Joaquina, nacimiento de mi segunda sobrina (Carla), ...). Y todo esto, lo remataremos con una participación masiva (8 corredores y 11 animadores) de Los Martes en el Cross de Ametlla de Merola. ¡Ah! Y después a comer juntos, que esto nos gusta casi más.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada