dilluns, 24 de març de 2014

Por fin ha llegado el día de la Maratón de BCN 2014, el entreno ha sido bueno, la base de entrenar para hacer el Cinc Cims ha servido de lanzadera para estar preparados para hacer los 42, 195 m.

Ha sido una semana muy dura de trabajo, me temo que no he descansado lo que merece una carrera como la maratón, pero, las cartas están echadas.

Al final bajaremos Xavi y yo en mi coche, todos los demás bajaran más tarde, no es necesario que madruguen tanto, excepto mi míster que siempre está ahí (gracias otra vez Xavi).

Son las 5:45 de la mañana del día 16 de Marzo de 2014, suena el despertador y ni siquiera tengo que abrir los ojos, porque los tengo abiertos toda la noche de no dormir, muchos nervios, ni siquiera la valeriana que me ha dado Isa ha servido para descansar bien. Hago mi ritual de ir al lavabo, me pongo vaselina en los pies, tetas, entre las piernas… vaya en todo lo que puede ocasionar roces, me pongo la ropa que decidí por la noche que llevaría y a tomarme mi té con las dos tostadas de rigor. Cojo el coche y voy hacia Olesa que me está esperando Xavi a las 6:45 en la esquina de su calle, se sube al coche y nos vamos para Barcelona. Aparcamos el coche en el parking de un compañero de Xavi, para estar más tranquilos, resulta que el final de la carrera pasa por la misma puerta de párking. Nos vamos chino chano hacia plaza España y se respira un ambiente de maratón, un ambiente de fiesta muy especial, que hace que te entren unas cosquillas por la barriga. Llegamos a la zona de las salidas y nos hacemos una foto, que le pedimos a un guiri que nos la haga. Después de un ratito, Xavi se va para el centro comercial Las Arenas, donde había quedado con Sandra y Jordi, y yo, voy para las fuentes para ver si estaba José, mi compañero de trabajo, pero no lo vi.

Caliento un poco, estiro y voy a hacer un pis, como ya son las 8:15, voy bajando para colocarme en el cajón de las 3 h 30 min., hay mucha gente por todos los sitios, dicen que sólo 18.000 personas (tela). Me coloco atrás del todo donde están las liebres con las banderas. El rato de espera se hace divertido, me da tiempo que una chica de la organización me haga una foto con mi móvil, y la envío a los martes y a Isa.

Dan en primer pistoletazo y salen las sillas de ruedas, al cabo de 3 min. salen los africanos con los que más corren y luego me toca salir a mí. Cuando salimos los de mi cajón, salgo el último y disfruto mirando a la gente y buscando a Sandra, Xavi y Jordi, pero, no veo a nadie, y ellos tampoco me ven a mí.
18000 valientes
Empieza mi carrera, intento llevar un ritmo cómodo, me encuentro con ganas y con fuerzas, pero quedan un montón de Kilómetros, y se ha de ser prudente. Llevo ritmos cómodos, pero algo más rápido de lo que debería, voy controlando en todo momento el reloj, pero las piernas no saben ir despacio, y la media está a 10 seg. más rápido de lo que toca.

Paso por el Km 5, y muy bien, entre el 5 y el 10, un guiri se cruza por detrás de mí, me da una patada en el gemelo derecho y me tira al suelo, que cabreo que pillo, es el típico corredor con pantalón de playa y camiseta de algodón, yo creo que iba bebido. Parece que no tengo secuelas graves, me molesta un poco el gemelo, pero, como estoy acostumbrado a correr con algún dolor siempre, no pasa res.

Sigo corriendo a ritmo por debajo de 4:50, y pasan los km, disfruto mucho del ambiente, hablo de vez en cuando con corredores que llevo al lado, les hago comentarios y algunos responden, otros no pueden hablar a esa altura de la carrera. Paso el km 14 y me tomo un gel de limón, ningún problema, me sienta bien y en el km 15 bebo agua para que me pase bien, paso por la meridiana de subida, y veo a mis sobrinos con sus hijas, las enanas Carla y Marina, me paro y les doy un beso a cada una, sólo de verles las caras que hacen, me dan una bonificación de 10 seg., sigo subiendo la meridiana y llego al km 20, voy muy bien de tiempo. Bajando la meridiana, paso por la mitad de la maratón con un tiempo de 1 h 41 min, voy en tiempo para poder hacer el objetivo. Vuelvo a ver a mi sobrina Rut y me hacen una foto, esta vez no me paro, porque voy por el otro carril, les saludo y sigo corriendo. En ningún momento de la carrera hasta que Xavi se une a mí, veo a ningún company de Los Martes, es difícil buscar con tanta gente para ellos y para mí. Paso el km 25 y voy muy bien, empieza a hacer calor, pero no noto malas sensaciones, en el km 28 empieza la eterna diagonal en la zona de la torre Agbar, ahí es el primer sitio que me ven mis compañeros de los martes Sandra, Jordi y Xavi, que le veo que está con la ropa preparada para hacerme compañía los 13 últimos km, qué larga se me hace la Diagonal, empiezo a aflojar ritmo para recuperar, siento que me está viniendo alguna pájara, en cuanto paso por la alfombra del km 30, Xavi se une a mí, y empieza la parte más difícil de la maratón, me dice que voy bien y yo le digo que me lleve a 5 min menos 1 seg. que estoy bastante cansado. De ahí en adelante se está haciendo eterna la carrera, hasta el momento, lo estaba pasando genial, es lo que tienen el cansancio y “el tío del mazo”, vemos otra vez a Sandra y Jordi, les saludo y continuamos nuestra aventura. Xavi va súper fresco, normal, acaba de empezar y yo ya llevo unos cuantos km encima. Le comento que me coja Gatorade en el siguiente avituallamiento, se lo voy a coger y me lo tiro por encima, ya no controlo mucho, menos mal que me siento tranquilo pase lo que pase, porque él está a mi lado todo el rato, la verdad que en esos momentos no estás bien pero ayuda saber que hay alguien controlando que no te pase nada. Seguimos corriendo y Xavi me da conversación, pero yo no puedo ni contestarle, en algún momento le digo que no me hable, ya que no me quedan casi fuerzas, entonces entiendo cuando yo le he animado a seguir corriendo en alguna carrera, quizás le habré rayado un poco. A mitad de la calle Marina, me da una rampa en la pierna izquierda y tengo que parar por primera vez, qué dolor, estiro un poco, recupero y volvemos a correr, pero ya a ritmos de supervivencia, cuando pasamos por la calle Pujades, voy con dolores en las piernas y a un ritmo muy lento, el km 36 me sale a 6,16. En el 37 recupero un poco y conseguimos hacerlo en 5,48 es el km que pasamos por el Arco de Triunfo, donde la gente anima mucho, el km 38 lo hacemos a 5,35, hasta el momento estamos en tiempo de hacer las 3 h 30 min., pero a partir del km 38 me da un dolor en el pecho que me asusta y le digo a Xavi que no puedo seguir corriendo, él me dice que no hago buena cara y nos ponemos a andar, cuando recupero un poco intento varias veces correr, pero es casi imposible, preferimos llegar sanos y salvos, todavía me quedan fuerzas para llegar a meta, aunque no haga el objetivo, pero hay otro objetivo a parte de llegar sano y salvo, que es el de bajar de 3 h 46 min, mi mejor tiempo hasta el momento, y andamos bastante alegres el km 39 sale a 7:04, el km40 a 8:07, Xavi y yo podemos hablar un poco, comentamos que lo importante es llegar, yo estoy contento, he cambiado y entiendo que primero es la salud, antes me costaba entenderlo más, estamos subiendo el Paralelo y la gente nos anima, nosotros andamos y corremos un poquito, le digo a Xavi que guardaré un poco de fuerzas para entrar con dignidad a la meta con Alexia, que está esperándome, pasamos el km 41 a 8:08, cuando faltan unos 300 metros para llegar a la meta, Xavi se retira, le doy las gracias y yo empiezo a tirar solo corriendo a paso firme pero despacito y poniendo buena cara, cuando doy la curva de la recta final, Alexia viene corriendo hacia mí gritando FEEEDE, me da la mano y vamos hacia la gloria con alegría, no veo a Isa ni al enano de Marc, están en el lado contrario de la curva, Alexia no tira fuerte de mí, me acompaña y disfrutamos toda la recta del momento, mientras ella me comenta cómo llega la gente, qué mayores son algunos y muchas cosas, no para de hablar, me da mucha alegría entrar con ella y cruzar la meta.
Objetivo conseguido

Una vez cruzada la meta veo a Sandra, Jordi, Sergio, su prima que nos animan y nos felicitan, estoy contento por haber acabado sin llegar con muy mala cara. El tiempo final ha sido 3 horas 41 minutos 05 segundos. Con todo lo sufrido he mejorado en más de 5 minutos mi mejor tiempo.

Quiero dar las gracias a mi pareja Isa, por aguantar todos los días que he tenido que madrugar para entrenar, y eso ha ocasionado no poder hacer planes los sábados, gracias por estar ahí, T´ESTIMO AMOR.

También a todos mis compañeros de los Martes, Sandra, Xavi, Sergio, Jordi por acompañarme en entrenos largos, sin todo el apoyo que he tenido no hubiese podido terminarla.

Que no haya bajado de las 3 :30 no tiene ninguna importancia para mí, todo lo demás sí.

El Promesas
Fede

2 comentaris:

  1. Felicidades Fede, las rampas porvocadas por ese calor inesperado han causado estragos y aun así te has salido bastante bien. Disfruta de la gesta!

    ResponElimina
  2. Gracias David. Es muy duro una maraton, pero es mas gratificante que duro.
    un saludo
    Fede

    ResponElimina