divendres, 26 de maig de 2017

Cursa Can Mercader 2017

Todo se remonta a hace un año. En esta misma carrera hacia mi mejor marca en un 10000, y Susana (compañera del trabajo), David (su marido) y Alex (su hijo) bajaron a vernos (a Ona y a mi, aunque sobretodo a Ona, ¡jaja!).

Entonces quedé con David que el año que viene (o sea, hoy) la haríamos juntos, y seria su debut en este mundo de las carreras.

Y pasaron los 365 días, y llegó el día de hacer realidad esa propuesta.

Como es su debut, empezaremos por la de 5 kilómetros (lo correcto), y ya le iremos cogiendo el gusto (o no) e iremos aumentando los kilómetros (o no).

Le pregunto a David que ritmo quiere llevar, y me comenta que sobre 5’30” o 6’ por kilómetro.

Le comento que si quiere podemos salir detrás de la liebre de 55’, y luego ya veremos que hacemos.

Así quedamos, y conseguimos que Wolves (Josep) de corredors y vecino de Olesa, se una a nosotros. Después de sus 27’46” en la Cursa de la SEAT, quiere acercarse a los 27’.

A las 8h ya estamos aparcados. Esther, Ona y yo vamos hasta la entrada del Corte Inglés, donde hemos quedado con David. Al poco llega.

Vamos a su coche a recoger los dorsales y bolsa de obsequios de Ona (yo hice la inscripción sin camiseta, ni obsequios. Los que llevamos unos años corriendo, ya no sabemos que hacer con tanta camiseta). David los recogió el viernes, ya que, esta semana he estado muy liado con pequeño problema de salud de mi padre.

Como queda mucho tiempo nos vamos a hacer un café.

Después de charlar un rato, nos dirigimos hacia la línea de salida.

Tengo que entregar una cosa a David de blogmaldito, pero no lo veo.

Ona y Esther ya están en el parque que hay delante de la salida.

Al final, vuelvo a encontrarme con Esther y Ona para devolverles el obsequio que Julián Iglesias me dio para David (blogmaldito).

A las 9h ya estamos en la salida, y por fin, encontramos a Josep.

Después de unos minutos, nos dicen que por unos problemas la salida será unos 15’ más tarde.

David y yo decidimos calentar un poco. Josep nos dice que estirará un poco, y quedamos que nos encontraremos en el sitio que estamos antes.

Ya oímos al speaker avisar que en breve se dará la salida, y nos vamos para allá.

Ahora si, con un poco de retraso, salimos.

Como todos los inicios de carrera hay mucha gente y es difícil coger un ritmo, pero vamos un poco por detrás de la liebre de 55’.

Podemos saludar a Ona y Esther que han venido a ver la salida.

Poco a poco vamos cogiendo el ritmo correcto, y nos ponemos al lado de la liebre.

Antes del primer kilómetro David me avisa que haciendo fotos está el otro David. No lo he visto, pero le digo que vuelvo para atrás a saludarlo.

Me hace una foto y le comento que luego nos vemos.


Un pequeño sprint y ya vuelvo a estar con David y Josep.

El recorrido tiene bastantes zonas de sombra, y eso se agradece, porque ya empieza a hacer calor.

Voy preguntándoles como van. Los dos me comentan que bien. Vamos comentando el recorrido, o dudas que David tiene sobre este mundillo.  

Una vez pasado el campo del Espanyol, David me comenta donde tiene el huerto. Lo vemos, y ya giramos para coger el camino de vuelta.

Seguimos detrás de la liebre, y vamos muy cómodos, o eso me parece.

Por el kilómetro 3, le comento a David un detalle. Tenemos una calle de unos 6 metros de ancho y todos vamos por los 2 metros de sombra, ¡jaja!

Cerca del kilómetro 4, les explico que ya solo nos queda un giro por un polígono y la recta a meta.


Sin querer, empezamos a apretar, y dejamos detrás a la liebre. Josep también se queda. Intento animarlo para que se venga con nosotros, pero no puede (o no quiere, ¡jaja!!).

Por aquí, ya vamos a 5’/km y la respiración de David es más rápida. Le comento que ahora no hable, y que siga así que lo está haciendo muy bien.

Quedan 400 metros y ya vemos la llegada.

Cerca de la entrada volvemos a ver a Ona y Esther con su manopla azul.

Cojo a Ona y entramos por el lado derecho de la meta.

Al final 26’35”. ¡Muy bien!

Al poco llega Josep que hace 27’. ¡Genial!

Objetivos conseguidos, y no hay nada mejor.

Recogemos los víveres, a la ducha y a esperar la carrera de los peques.

Sobre las 11h, le toca el turno a Alex y Ona. Es la carrera de los más pequeños. Es una vuelta al parque, o sea, unos 600m.

Dejo a Ona en la salida y me voy a un punto del recorrido.

Alex sale delante y Ona un poco más atrasada.



Alex va mirando para ver si ve a Ona, y Ona va con su táctica (despacito al principio para llegar con fuerzas al final).

Los dos lo hacen muy bien, y se animan cuando reciben los ánimos de sus familias.

Cuando ya solo falta una calle para llegar, le comento a Ona que ahora ya puede apretar, y se marca un súper sprint.

Llegada a meta. Los dos felices y con sus respectivas medallas, y el donut!


Mientras estamos un rato con los peques en el parque y charlando, consigo entregarle el obsequio a David. Hablamos de su reto de la semana que viene, Zegama. Eso son palabras mayores. Solo espero que le vaya genial, y recoja todo lo que hace él por todos nosotros (fotos, perfiles, …). Se lo merece.


Y con David ya planeamos el año que viene. ¿Se atreverá con los 10 kilómetros? ¿Bajará de los 26’? Para eso, os deberéis esperar 365 días, ¡jaja!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada